top of page

Chesterwood, proyecto documental 2022

En agosto me instalo en el estudio del escultor Daniel Chester French en Massachussetts por dos semanas. La idea es pensar en un film documental sobre su relaciono con los espacios. Al menos así surge del requerimiento inicial. Nunca se sabe. EMB


El artista puede definirse por el espacio que habota, por el entorno que crea, por su lugar de trabajo, su tapera. Uno no espera encontrar al maquinista de una locomotora diesel viviendo entre rieles, pero es dificil suponer al escultor en un lugar donde no puedan habitar sus obras. Con los pintores sucede algo parecido, algo que no tiene correspondencia entre los músicos, bailarines, biólogos marinos y poetas. Estos últimos entran y salen de su lugar, no comparten espacio con la obra, con el studio. Tal vez los coleccionistas de de juegos de mesa fueran distintos, tal vez ellos vivan con sus tableros apiñados en el cuarto en el que duermen. Pero es difícil, decía, pensar que el escultor pueda vivir en un lugar que no se preste a la creación que lo consume. Pienso en Daniel Chester French, en Chesterwood, su studio de verano cerca de Concord, en Massachussetts.

Estudio de Daniel Chester French

En esa dirección pongo proa, ahí me dirijo. Durante las dfos primeras semanas de Agosto estaré soñando el sueño de mármol, el sueño de faunos, manos, torsos y Andrómeda.


El propósito es plantear la estructura de un film documental sobre el hombre monumental, escultor del Lincoln Memorial, del busto de Emerson, del Alma Matter de la Universidad de Columbia, de tanto otro espacio público iluminado por su tenacidad infinita. Al final de aquella residencia, plan en mano, me espera la tarea de traducir ese lugar al lenguaje documental, un film que nos permita descubrir al artista detrás del mármol, el bronce y la arcilla.

22 views0 comments

Recent Posts

See All
bottom of page